CUANDO NO PREGONAS CON EL EJEMPLO.

por admin

Por Adrián González.

Si hay algo que concede credibilidad a las personas, justamente, es “pregonar con el ejemplo”.

Esta sentencia, haciendo pie en la más absoluta coherencia, nos advierte que sólo a partir de nuestras obras, de nuestro accionar en la vida, alcanzaremos un eco favorable entre las personas que nos rodean, pues si no somos capaces de cumplir o de hacer aquello que declamamos o recomendamos a los demás, nuestros conceptos caerán en el olvido.

En plena pandemia lo que se observa es que muchas veces los Ciudadanos somos reacios a hacer lo que nos ordenan debido a que quienes ordenan y deben pregonar con el ejemplo, no lo hacen.

Los casos son conocidos, desde viajes, arreglos de acuerdo a la conveniencia, hasta favores por ser conocidos o familiares de algún alto funcionario (ejecutivo, legislativo o judicial) a quien sólo le basta con marcar en su teléfono y solucionarle el problema. (ejemplos desde marzo hasta ahora sobran).

Claramente es lo que ocurre por estas horas con las disposiciones debido a la pandemia, de hecho, incluso los funcionarios (inspectores, policías, gendarmería) que debieran ser rigurosos en el cumplimiento con su deber, se ven incapacitados por un simple llamado telefónico de una autoridad que aplica su poder para que alguien no cumpla con lo estipulado, o ante la justificación del vecino.

Por eso, mientras quienes (dirigentes) nos dan órdenes (disposiciones) sea por nuestro bienestar, para ayudar al sistema de salud, alivianar la carga sobre los profesionales médicos que hacen lo que pueden, o lo que sea, no pregonen con el ejemplo, difícilmente la sociedad en su conjunto acepte cumplirlas.

En estos meses los ciudadanos podemos señalar a aquellas personas que se la pasan hablando, de cómo debemos comportarnos en la vida cotidiana o en la pública, debido a la pandemia, pero en la realidad resulta, que no pregonan con el ejemplo, sino que hacen todo lo contrario de lo que recomiendan con tanta energía.

Señores dirigentes, no se puede escribir con la mano y borrarlo con el codo y esperar que a nadie le moleste, porque además de crear molestia y enojo, enfrenta a los ciudadanos entre sí, y nadie sabe bien porque pelean.

Los esfuerzos se hacen, pero deben ser acompañados, y una vez que se firmó la disposición no se puede desautorizar a quienes deben hacerla cumplir, si dicen que de esta salimos entre todos, pues bien, que sea verdaderamente entre todos, Ustedes mas que nadie tienen la responsabilidad moral de ser respetuosos de sus propias medidas, si Ustedes no las cumplen que queda para el resto, con que autoridad intentan castigar a quienes no cumplen.

Recuerden que Ustedes son nuestras autoridades, y no pueden, ni deben, hacer uso de la frase que dice: “haz lo que digo y no lo que hago” porque como en toda gran familia, deben pregonar con el ejemplo.-

Noticias Relacionadas